EL PLIEGUE COMO CONSTANTE ARTÍSTICA